miércoles, 23 de junio de 2010

Rey y Señor malvado.


Tu recuerdo me es partido en dos, tu mejor parte, es tu parte infantil, juguetona, deportista y artista. tus ojos miel, tu cuerpo grande y torneado, la seguridad de que aquel hombre grande y fuerte protegiera a su princesa del mas malvado, pero en este cuento de hadas, el malvado era el mismo que el hombre protector, ¿como podías entonces protegerme de ti mismo?. si tu peor parte era la de un demonio alcoholizado, lleno de espinas y dolor, que no veía mas allá de lo que podía pisar, que sus palabras y gritos golpeaban mi corazón. esas manos tan gastadas, y no por un esfuerzo de salir del hoyo, si no por hacer mucho mas hondo el hueco, tocaban mi piel y raspaba como una lija, pero aun así era mi mejor consuelo. tu falta me ha hecho una llaga en el alma, donde habita el rencor, y se mezcla con el odio y la tristeza, una herida tan profunda que creí haber olvidado, mas nunca curado. y ahora estoy volviendo a mirar mi herida, y todo lo que habita allí, sale como un torbellino. y trato entender quien es realmente este rey protector y señor malvado, que me dio y me quito, que se fue, se alejo y ahora no lo quiero cerca, trato de entenderte a tí para entenderme a mi, y sí, duele, te odio, y te amo, te necesito, te compadesco, pero no te justifico. rey de mis tierras, rey de mi corazón, perdonarte es tarea de toda una vida, tal vez pueda, no lo sé, pero eres y seras muy importante en mi vida.

1 comentario:

  1. De mi libro "Las Doncellas de la Noche"



    RAQUEL

    La tarde del sábado es un hervidero,
    infierno personalizado
    que me erosiona el pellejo
    y decolora los ojos.
    Me siento en la acera
    a ver el tiempo derretirse
    y a esperar a las jovenzuelas del barrio.
    Con las primeras brisas
    a las 5:30 exactas
    proveniente de Calle Alta
    pasa Raquel rumbo al desnucadero,
    las otras sardinas que bajan
    son de menor calibre,
    obviamente invisibles.

    Raquel lleva un cuervo en el hombro
    y en la mirada todas la mentiras del amor.
    Es una mulata sabrosa
    metida a putica desde hace poco.
    Al verla me doy cuenta
    de que soy un bufón perfecto
    y permanezco callado.
    Ella parece hecha con las varillas del cinismo,
    no habría piropo que la conmoviera.
    Su vagina destila el veneno que te salva
    pero su monto
    está fijado en dólares
    y yo como un idiota
    la amo.




    anuar bolaños.

    ResponderEliminar