lunes, 12 de abril de 2010

Se abre la puerta.....


Decidí como adulto para pensar y sentir como niño, me arme de valor y asistí a el consultorio,


¿consultorio de que?- me pregunte. acaso mis padecimientos emocionales y psicológicos se habrían de aliviar con una platica de 50 minutos? mi resistencia me mantenía congelada ante el volante de mi auto. sin embargo entre, y el cálido y a cojedor ambiente de aquel lugar me tomo en brazos como tanto ansiaba. se abre la puerta y los demonios comienzan a manifestarse, son interpretados, puestos ante mis ojos, los siento como extraños los niego, pero al final mi lucha por mantenerme quieta y aislada se rompe con lágrimas que pareciese quemarme las mejillas, se sienten calientes, hirviendo, ¿desde que fondo humeante y quemante han salido estas gotitas de sal y agua?. mi boca comienza a decir lo que no pienso, me traiciona, vomita las palabras como si a una presa se le quitaran las estructuras, !corre y corre el agua!. en mi cuerpo aumenta la temperatura, y siento como en mis pies la sangre se concentra, ¿lista para correr? el miedo y la angustia están presentes.


sin embargo la analista me calma, me aterriza, me contiene, y me despide después de 50 minutos de ardua autopsia. y así han sido y serán mis encuentros con migo, con los demonios a los que tanto me dañan, pero me definen.... mañana sera otro día.

2 comentarios:

  1. a veces pasa. nos vemos de frente con nuestros demonios, y si nos quitaron nuestras defensas... nos sentimos indefensos como niños. lo unico que se nos ocurre es llorar. pero eso es bueno, quiere decir que de verdad esta funcionando ir a terapia, no? bueno, soy contador y no se de esas cosas, pero es lo que me imagino

    ResponderEliminar