lunes, 11 de enero de 2010

Confiar otra vez


Que miedo me da tener la confianza puesta en un ser errante.
el miedo me ha paralizado, y ahora no se por donde buscar la esperanza y la valentía.
tus ojos tristes, mis labios secos, tus manos tersas, mis piernas huecas.
vuelves a mi vida como una brisa helada de invierno, me dibujas una sonrisa, me arrancas el aliento.
como me gustaría compartir contigo el romanticismo, la lectura, la escritura, la danza, pero sé por experiencia que no te interesa, eso me duele como una espina que se clava en la piel, no es letal pero incomoda.

no soy omnipotente, pero si estas dispuesto podrías abrir tu corazón mas de lo que piensas que eres capaz, lo dejo a tu criterio, a tu sentir.
una vez mas, aquí estoy, no prometo nada, ni te ofrezco lo divino, soy tan humana como tú, y del amor espero lo que doy, ¿ que me dices ahora?, si esto que sientes por mí es profundo, dejemos que el amor guié nuestros actos.

confiar, me cuesta tanto ya....

2 comentarios:

  1. confiar... pff... es tan dificil. el año pasado escribi todo un rollo acerca de eso en mi blog. pero meh, es probable que alguien te decepcione, todos somos humanos. la cosa esta en saber si el riesgo vale la pena, si el tiempo que pase antes de que te decepcione valdra el dolor. o esa es mi opinion
    ahora, que si no pueden compartir sus mas grandes intereses/aficiones, ¿cual es el punto?

    ResponderEliminar
  2. La gente desconfiada me hace sentir mal.

    Hay gente que hace confiar con solo observar su mirada... y es que, esos ojos no pueden defraudar.

    Saludos.

    ResponderEliminar